El cuaderno de Amélie: Capítulo 6

-Amélie-

Fatigada de huir de los monstruos que hay en mis recuerdos, me tumbo en un bello páramo lleno de flores que, sorprendentemente, se hallan en este cuaderno. No me puedo creer que todavía se puedan encontrar zonas no perturbadas por los terrores que metí en mi preciado cuaderno. Cierro los ojos, con el puro fin de relajarme, y me dejo arrastrar por los brazos de Morfeo. Hasta que un horrible ser muerde las delicadas y blanquecinas carnes de mi regio brazo. Abro los ojos pues, aturdida, y en cuanto cobro el sentido por mi hedónico sueño, me levanto de un salto y huyo de ese campo de plantas carnívoras.

Vuestra merced entienda, yo no me hubiera recostado sobre ese lecho si conociese su composición, pero en este dantesco libro nada tiende a ser lo que aparenta.

Apresuré pues mi marcha hacia el final del libro, mas, inevitablemente, me topé con otro grotesco capítulo en esta mi historia:

-¡Damas y caballeros!- misteriosamente, en ese capítulo lo único que había era un recinto pequeño y estrecho. En este, una mesa con un gramófono en ella, que se acababa de reproducir automáticamente- Hoy ¡Les mostraremos los horrores que han sido avistados en la guerra contra el destino y la corrupción!

Esa, sin duda, era la guerra que habíamos batallado hacía un par de horas. Mas… ¿Por qué en mi mente se nublan todos esos esos recuerdos tan amargos? ¿Será a causa del cuaderno? ¿Será a causa de la hoguera?

-O… ¿No desea mostrarlos nuestra invitada especial?

Cayeron las paredes y se pudo ver a un público enmascarado e intangible, que no cesaba sus carcajadas.

-¡Venga, monstruo!- atacó el gramófono- ¡Cuenta la historia de vuestra guerra!

Y comenzaron a reirse y, tanto dieron a la burla que comenzaron a tirarme piedras como si yo no las sintiera. Y estando recibiendo aquellos crueles tiros, alguien hizo caer  sobe mi rostro una gran roca, de manera que la pobre de mí, que de nada de eso me guardaba (En gran medida porque toda pierda si llegaba alto lograba llegar a mis brazos.), verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que hay en él, se me venía encima.

De lo que sucedió en las cinco horas siguientes ninguna fe daré, porque las pasé en el mundo de los sueños. O tal vez en la realidad, pues, como decía Descartes, si podemos dudar de nuestro cuerpo y no de nuestra mente debemos concluir que no somos cuerpo sino mente. Es decir, que ya no sé cuál es mi verdadera realidad. Lo que yo llamo sueño o lo que es llamado realidad.

Mas puedo asegurar que todo ese griterío sobre la guerra logró despertar dolorosos recuerdos que habitaban en mi interior. Recuerdos que habían surgido, sino en el ayer, hacía dos días.

-¡Amélie!-gritó la joven Oriana en un intento de interceptarme. Su pequeño cuerpo, a pesar de ser menos rápido y resistente que la media, al ser tan ágil y tener una considerable fuerza pudo aguantar mejor los golpes que los demás- ¡Amélie, corre, ve con Aiden!

-No puedo más…-respondí, entre suspiros. Estaba agotada, y de las heridas de mi cuerpo había efluido roja sangre hasta un punto en el que me sentía mareada e ida del mundo.- Vuestra Merced disculpe, pero creo que ya me rindo…

-¡Cuidado!-Adrián, ya sin un brazo corrió hacia donde estaba ella, guiado por la estela de su voz., y se tiró sobre ella para salvarla de una muerte segura, pero, inesperadamente se fusionaron. Y entre la confusión Aiden me protegió de los disparos.

Y ahí, abrí los ojos, como un nuevo ser. Un nuevo ser que deseaba cantar, pero no poseía cuerdas vocales. y un ser que gustaría de dejar de sollozar. Pero no podía.

-Obsidiana-Dijimos al unísono.

Y ahí desperté de mi sueño, ante la nada. Quedaba menos para el final del cuaderno.

… O eso pensaba la yo inocente.

(Lo siento, me da pereza seguir, por eso es tan corto. Pero es bello, no me digáis que no.)

 

Anuncios

Un comentario en “El cuaderno de Amélie: Capítulo 6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s